Informe 2021 > Red autonómica

Incidencia política y sensibilización: ejes del trabajo autonómico

Un modelo para las coordinadoras autonómicas

Además de ofrecer una visión a nivel estatal de la situación de las ONGD en España, el Informe del Sector 2021 también sirve como modelo para que las coordinadoras autonómicas puedan recopilar y presentar el trabajo de las ONGD en sus territorios. Este año contamos por primera vez con la información de cuatro coordinadoras autonómicas: 

Coordinadora Valenciana de ONGD

Federación Aragonesa de Solidaridad

Coordinadora de ONGD de Euskadi (próximamente)

Coordinadora de ONGD de La Rioja (próximamente)

Líneas de trabajo de las coordinadoras

Las 17 coordinadoras autonómicas que forman parte de La Coordinadora han colaborado en la realización del presente informe. Todas ellas forman parte de la Red de Coordinadoras Autonómicas de ONGD.

Realizan acciones de incidencia política en espacios autonómicos y locales. Además, la mayoría (82%) trabaja el fortalecimiento interno de las ONGD socias y tareas de educación para el desarrollo (65%), formación (53%), sensibilización (41%). Se observa también que cada año son más las que realizan actividades ligadas a los feminismos  (35%).

Una minoría indica que dedica parte de sus esfuerzos a coordinación, movilización, estudios e investigación o interculturalidad.

Personal de las coordinadoras

En un sector feminizado, el personal de las coordinadoras autonómicas no es ajeno a este fenómeno. Analizando los últimos datos disponibles, se refleja que las plantillas se componen de media en un 82% por mujeres y 18%, hombres

Nueve coordinadoras autonómicas están formadas enteramente por mujeres: Castilla-La Mancha, Murcia, Navarra, Asturias, Andalucía, Extremadura, Islas Baleares, Galicia y Madrid. En cambio, tres son las compuestas en su totalidad por hombres: las coordinadoras de ONGD Canaria, de Castilla y León y Cantabria.

Debe señalarse, no obstante, el hecho de que se trata de una muestra pequeña y  equipos reducidos; por lo que cualquier cambio en número o sexo de sus integrantes puede variar sustancialmente las estadísticas globales.  

Tipo de contrato del personal de las coordinadoras autonómicas

Las coordinadoras autonómicas no tienen mucho personal en plantilla comparado con las propias ONGD. Entre las 17 suman 66 personas contratadas en 2020. El perfil más repetido es el de mujer con contrato indefinido y jornada completa.

La mayoría tienen contratos de jornada completa (61%) seguido de jornada parcial (35%). El restante corresponde a jornada reducida, ligada habitualmente al cuidado familiar, al que solo se acogen mujeres (5% del total de contratos).  

El tipo de contrato más habitual es el de indefinido (76% en mujeres y 75% en hombres). Los contratos temporales suponen el 24% de los mismos en mujeres y 25%, en hombres.

FOTO: La Coordinadora.

Ingresos de las coordinadoras 

Para ofrecer sus servicios, las coordinadoras autonómicas se financian fundamentalmente a través de dos vías: fondos públicos y privados. En total, en 2020, ascendieron a 2,74 millones de euros. Se observa una bajada con respecto a los datos de 2019, cuando los fondos totales ascendieron a 3,31 millones.

El grueso de los ingresos proviene de fondos públicos: 2,33 millones. Y a su vez, el 94% de los fondos provienen de convenios con administraciones. En el caso de los fondos privados, en 2020 ascendieron a 410.000 euros. El resto, 795 euros, corresponde a otro tipo de ingresos.

Puede consultar los ingresos de cada coordinadora pulsando en cada una de las barras del siguiente gráfico:

Gastos de las coordinadoras autonómicas

Fruto del descenso de ingresos, las coordinadoras autonómicas declaran una disminución de la partida de gastos, pasando de 2,94 millones, en 2019, a 2,64 en 2020. Los gastos de personal, que es la mayor partida de gasto, en 2019 fue de 1,78 millones de euros (60,5% del gasto total ) y en 2020, ascendió a 1,79 millones (67%).

El resto de presupuesto se destina a otros gastos, servicios técnicos y viajes, desglosados en el siguiente gráfico:

Puede consultar los gastos de cada coordinadora pulsando en cada una de las barras del siguiente gráfico:

Grupos de trabajo

El trabajo de las coordinadoras autonómicas tiene sentido en la medida en que se alimenta del trabajo en colectivo de sus organizaciones. Para ello, se cuenta con grupos de trabajo y espacios 

Las comisiones o grupos de trabajo de ONGD con carácter estable y activos en 2020 con más actividad han sido las relacionadas con educación para la ciudadanía. Según han indicado, 15 de las coordinadoras han participado en las mismas.

Además, la incidencia y participación se centró en colaborar con grupos de trabajo relacionados con incidencia política (12) y género (9).

Puede consultar en detalle cada una de las coordinadoras, desplegando la pestaña del siguiente gráfico:

En general, las coordinadoras señalan que se han mantenido o ha aumentado el número de personas que participan en los grupos de trabajo o comisiones. Esta tendencia es importante porque demuestra el compromiso de las organizaciones con el trabajo colectivo. 

Con respecto a la calidad de la participación, la mayoría no ha percibido cambios o incluso ha mejorado en la calidad de la participación. Cinco de ellas, no obstante, indican deterioro.

Composición de los órganos de gobierno 

El techo de cristal no se aprecia en las coordinadoras autonómicas; tal como se observa en las organizaciones socias de la coordinadora estatal. La correlación entre sus plantillas y la composición de sus órganos de responsabilidad en cuanto a sexo es total: un 62% de los miembros de las juntas de gobierno son mujeres y un 38%, hombres.

El caso de las presidencias es similar, el 53% están compuestas por mujeres y el 47% por hombres.

Puede consultar cada una de las coordinadoras, desplegando el el botón selector del siguiente gráfico:

Compromiso con la transparencia y el buen gobierno

Año tras año se observa el aumento de los esfuerzos de las 17 coordinadoras autonómicas por elaborar procedimientos preestablecidos que ayudan a la gestión de su labor. Para el presente Informe todas ellas indican que cuentan con estatutos o reglamentos de funcionamiento interno. Este es un paso muy importante que fortalece su compromiso con la transparencia y el buen gobierno. Destaca el aumento, con respecto a 2018, de la formalización de procedimientos para la aplicación de códigos de conducta: de un 35% en ese año a un 53% en 2020. 

El procedimiento de ingreso de la ONGD es otro de los documentos mejor implantados entre las socias, en un 88% de ellas. También se han elaborado más reglamentos del funcionamiento de los grupos de trabajo, 35,3% con respecto al 29% de hace dos años. 

Siguen siendo menos habituales los relacionados con políticas de trazabilidad de fondos, el plan de voluntariado, plan de igualdad o plan de comunicación; entre otros.

Puede consultar con qué documentos de gestión cuenta cada coordinadora en el siguiente gráfico:

Ir arriba