Informe 2021 > Quién nos apoya > Base social

Base social y voluntariado: un compromiso en crecimiento constante

Evolución de la base social 

Una de las razones de ser de las organizaciones es su base social, el apoyo que recibe de la ciudadanía, la colaboración y reconocimiento que le brindan las personas. Un apoyo que puede venir dado a través de un apoyo económico (individual o a través de una empresa) puntual o constante, mediante colaboraciones concretas, haciendo un voluntariado o siendo socio o socia de la organización.  

Este conjunto de personas conforma la base social de las ONGD. En 2020 esa base social ascendió a 2,43 millones de personas. Un incremento que se suma a la tendencia histórica de crecimiento y que supone una subida del 1,2% en relación a los datos del Informe 2018. Esta cifra debe ponerse en valor puesto que el año 2020 fue un año muy complejo para toda la ciudadanía: el aislamiento provocado por la pandemia trastocó enormemente la economía de las personas; a pesar de ello, el apoyo ciudadano a las ONGD aumentó. 

La ciudadanía apoya los proyectos de las ONGD con compromisos a medio-largo plazo o mediante aportaciones puntuales. Dentro de los primeros se encuentran las opciones de socio/a, persona padrina y voluntariado. Las acciones puntuales se contabilizan en los apoyos económicos de particulares o donaciones.

Las personas socias son el colectivo más numeroso dentro de la base social de las entidades y suponen un 90% del total (2,2 millones de personas) y el resto, donantes y voluntariado. Es Cruz Roja la que más integrantes particulares indica en la encuesta: 1,33 millones de personas.

La siguiente figura utilizada para apoyar a las entidades a largo plazo es el apadrinamiento. Ayuda en Acción la que acumula un mayor número de personas bajo este paraguas: 83.566 personas; seguida de EDUCO, con 64.047 personas.

El voluntariado se divide en cuatro tipos: el que se realiza en España, el que se realiza en el extranjero, aquel que también se hace en el extranjero pero es de larga duración y el que se lleva a cabo a través de los órganos de gobierno de las ONGD. Una forma de colaboración que se ha visto mermada por la irrupción de la pandemia por Covid-19 en marzo de 2020. En 2018 las cifras de personas voluntarias se situaban en 1.580, en 2020 bajó hasta 607. Pese a las dificultades, 113 personas colaboraron durante un período corto y 494 lo hicieron durante una larga temporada. La organización que cuenta con mayor número de personas voluntarias es Cruz Roja.

Por volumen, el segundo apoyo más importante es el apoyo económico de particulares de forma puntual, llegando en 2020 a un total de 194.510 personas. Save the Children y Cruz Roja Española son las dos entidades que más captación han realizado en este sentido. 

Diferentes formas de apoyo 

En el siguiente gráfico se puede analizar el origen de la base social de cada ONGD socia de La Coordinadora atendiendo a las tres categorías mencionadas: socios/as permanentes individuales y de empresa, apoyo económico de particulares o donantes, y voluntariado.

Quienes integran los órganos de representación excepcionalmente pueden recibir retribuciones en función de su cargo; en ese caso debe constar en los Estatutos de las ONGD y en las cuentas anuales aprobadas en asamblea, tal como recoge la Ley Orgánica 1/2012, de marzo, reguladora del Derecho de Asociación.

En el siguiente gráfico se puede consultar la base social de cada una de las ONGD participantes en el Informe con detalle:

FOTO: Coordinadora Valenciana de ONGD.
Ir arriba