Escuchar las voces de las mujeres: la clave para construir un «barangay» más igualitario

Mujeres filipinas sostienen un a pancarta reivindicando sus derechos.

Sorgosón, Filipinas. InteRed.

Angela, es una joven filipina apasionada por su comunidad en Bulusan, una población de 22.850 habitantes de la provincia de Sorsogón. Como otras muchas mujeres, Angela desea que sus inquietudes y propuestas sobre la justicia social y la igualdad sean tenidas en cuenta en su barangay – que significa barrio en Filipinas -. Entiende que es especialmente importante que la voz de las mujeres y jóvenes, muchas veces excluida y marginada, esté representada en las políticas locales y busca activamente oportunidades para participar en la toma de decisiones que afectan a su comunidad.

La ONG InteRed trabaja junto a mujeres como Angela para mejorar la gobernabilidad democrática a través de la participación de la sociedad civil en los gobiernos locales. Angela afirma que en su barangay las mujeres han jugado un papel clave y han exigido participar en todos los aspectos de la vida pública: “es necesario que nuestras voces sean escuchadas y tomadas en cuenta en el momento de tomar decisiones que nos afectan directamente”, como la violencia de género, la educación de las niñas o la salud materna. Angela resalta que “la democracia debe ser vivida por nuestras comunidades, y eso sólo es posible cuando la sociedad civil, mujeres y jóvenes de nuestros barangays, adquieren un rol activo y participativo en las decisiones de nuestro gobierno local”.

Para garantizar una gobernabilidad democrática, inclusiva y transparente, trabajan para fortalecer a las lideresas y líderes sociales para que cuenten con los conocimientos y estrategias para participar en los procesos clave de sus comunidades. Ello implica conformar grupos de líderes y lideresas que, como Angela, representen los intereses de sus barangays y reforzar a las organizaciones de mujeres y jóvenes ya existentes, para impulsar su protagonismo. En su caso, Angela ha adquirido conocimientos en políticas gubernamentales locales y sus procedimientos; así como capacidades para analizar, detectar necesidades de su comunidad y exponerlas para hacer cambios que prioricen la mejora de las condiciones de vida. Su mentalidad colaborativa le permite escuchar y encontrar soluciones que beneficien a toda la comunidad y está empeñada en que los gobiernos locales sean abiertos y accesibles para toda la ciudadanía.

Mujeres en torno a una mesa en un taller de trabajo sobre sus derechos.

Mujeres participando en un taller sobre sus derechos. Foto: InteRed.

Otra de las líneas de trabajo es la incidencia con las autoridades municipales y el fortalecimiento de los gobiernos locales para que se aseguren que existen espacios de participación y de diálogo con la comunidad. Estos espacios de participación activa han permitido que se aborden de forma más efectiva la implementación de políticas de género que promuevan la igualdad de oportunidades y la prevención de la violencia contra las mujeres y las niñas, “gracias a estas acciones, hemos logrado avances en la protección de nuestros derechos y en la construcción de una sociedad más igualitaria”.

Sin embargo, aún queda mucho por hacer: erradicar la persistencia de la brecha de género, la falta de representatividad de las mujeres en los espacios de decisión y la ausencia de la perspectiva de género en las políticas públicas. “Debemos seguir fortaleciendo nuestra participación y promover una mayor inclusión en todos nuestros niveles de gobierno. Tenemos que seguir luchando por nuestros derechos, exigir que se nos tome en cuenta y trabajar junto con las autoridades para construir una sociedad más igualitaria”, concluye Angela, “¿lo hemos conseguido? Estamos en el proceso y tenemos las herramientas para exigirlo”.

Scroll al inicio