CERAI

CERAI de un vistazo

  • 34 proyectos de cooperación
  • 12 países
  • 87.727 personas destinatarias

Dónde trabajamos

Recursos económicos

Recursos humanos

  • 43 empleados y empleadas en cooperación
  • 60 % son mujeres
  • 33 % trabajan en terreno

Voluntariado

  • 29 personas en la sede en España

Modalidades de voluntariado

  • Voluntariado en sede (en España)

    Requisitos: Ver https://cerai.org/hazte-voluntario/

    Tareas para las que se buscan personas voluntarias: Administrativas, Asesoría técnica, Campañas, sensibilización, movilización, educación para el desarrollo..., Captación de fondos, Comunicación y redes sociales, Formación, Informática (mantenimiento, programación), Investigación y estudios, Proyectos, Traducción

    Vega Díez (Cooperación para el Desarrollo) Piero Carucci (Educación para la Ciudadanía global) Celia Climent (Comunicación)
    34963521878 / info@cerai.org

  • Voluntariado en el extranjero

    Ámbitos de los proyectos en los que participa el voluntariado: Agricultura, Derechos humanos, Feminismos, Género

    de 3 a 6 meses

    Bolivia, Cabo Verde, Cuba, El Salvador, Malí, Marruecos, Mauritania, Sáhara Occidental, Senegal

Otras modalidades de colaboración

En el Centro de Estudios Rurales y de Agricultura Internacional, CERAI, defendemos un mundo rural vivo, recampesinizado y una alimentación sostenible. Somos una entidad social que plantea su trabajo desde la acción local-internacionalista, ejercida como una responsabilidad colectiva para garantizar el cumplimiento de los derechos universales, especialmente de las comunidades rurales.
Desde nuestro origen, en 1994 en Valencia (España), nuestro proyecto político se ha construido desde el paradigma de desarrollo rural sostenible, que persigue un desarrollo ecológicamente sano, económicamente viable, socialmente justo y culturalmente adaptado. En coherencia con este paradigma, apostamos ideológicamente por impulsar el enfoque territorial de soberanía alimentaria y la agroecología. Defendemos la necesidad de vertebrar un espacio rural vivo y habitable, un modelo productivo vivo y extensivo, respetuoso con la capacidad de auto renovación biológica de los agroecosistemas forestales y ganaderos.
Consideramos necesario incidir en los elementos socio-económicos, organizativos y políticos que afectan gravemente la supervivencia de las pequeñas producciones agroecológicas de base campesina. Por ello apostamos por el fortalecimiento de la economía social y solidaria. Además, defendemos que nuestro trabajo debe quedar integrado en una perspectiva ecofeminista, que cuestiona el paradigma capitalista y sitúa en el centro la vida. Como elementos transversales a todo este planteamiento de trabajo hacia el cambio rural, defendemos la necesidad de trabajar por la justicia social y la participación ciudadana.
Ir arriba